Cómo combatir el mal aliento

¿Crees que tienes mal aliento o quieres ayudar a alguien que lo tiene? Descubre las causas y las soluciones en nuestra sencilla guía.

Raspador para mal aliento

Si crees que tienes mal aliento o quieres ayudar a alguien que lo tiene, la buena noticia es que a menudo puede solucionarse rápida y fácilmente. Aunque el mal aliento puede ser desagradable, es un problema común que puede tener varias causas.

Mal aliento

El mal aliento suele estar causado por bacterias en la boca, que pueden ser el resultado de varios factores: un cepillado incorrecto o restos de comida entre los dientes, una limpieza inadecuada de las prótesis dentales o los aparatos de ortodoncia y una limpieza inadecuada de la lengua. Las caries dentales no tratadas también pueden ser un factor causante del mal aliento. Ciertos trastornos metabólicos y medicamentos pueden provocar una disminución de la secreción de saliva, lo que da lugar a un mal aliento.

El mal aliento se produce cuando experimentamos un olor desagradable con el estómago vacío y sentimos una disminución del flujo de saliva. Como resultado, la hidratación oral no es óptima y la placa bacteriana es maloliente.

Las enfermedades de las encías, las infecciones de la garganta, la sinusitis, los problemas estomacales y la deshidratación también pueden causar mal aliento. En los casos graves, las bacterias de la boca liberan gases, lo que provoca halitosis crónica.

Sin embargo, el mal aliento suele ser temporal. El mal aliento temporal, como se denomina, puede ser el resultado de la acumulación de placa, de una hidratación inadecuada, de la ingesta de alimentos de olor fuerte, de fumar o de beber alcohol.

Cómo combatir el mal aliento

La mejor manera de prevenir el mal aliento es seguir una rutina de higiene bucal, llevar una dieta saludable y beber mucha agua para mantener la boca fresca:

  • Elimine temporalmente de su dieta ciertos alimentos pesados que provocan una mala digestión y un mal sabor, como el ajo y la cebolla
  • Evite las sustancias que forman ácido, como el café, los refrescos y las bebidas azucaradas
  • Estimule la producción de saliva masticando chicles sin azúcar
  • Lávate bien los dientes después de cada comida, todos los días
  • Mantén tu boca fresca y limpia con las herramientas adecuadas
  • Mantén también limpios tus aparatos y prótesis dentales

Si tienes mal aliento, cepillarte, usar el hilo dental, limpiarte la lengua y enjuagarte con un colutorio puede ayudarte a eliminar las bacterias que causan el mal aliento.

Aquí te vamos a mostrar algunas soluciones diferentes diseñadas específicamente para prevenir y combatir el mal aliento: pasta de dientes, enjuague bucal y un limpiador lingual.

Pasta dental para el mal alientoPasta dental para el mal aliento

Sin duda, la forma más importante de combatir el mal aliento es utilizar las herramientas adecuadas, como la pasta de dientes con flúor, el colutorio de menta y el limpiador lingual, ya que es ahí donde se esconden muchas bacterias.

Raspador lingual para mal alientoRaspador lingual para mal aliento

Enjuague bucal para el mal aliento

Una de las formas más rápidas de deshacerse del mal aliento, que suele causar vergüenza e incomodidad, es utilizar un enjuague bucal diseñado específicamente para el mal aliento.

Colutorio con protección CPCColutorio con cpc Colutorio para la halitosisColutorio para la halitosis

Gracias a sus propiedades antibacterianas y antiplaca, limpia la boca en profundidad en todas las zonas, desde las encías hasta la lengua. Elimina los restos de comida y la placa y proporciona un frescor duradero en la boca, dejando una sensación de bienestar.

No sólo es una solución al problema, sino también un método de prevención, ya que su acción antibacteriana protege la boca contra la formación de placa, sarro e infecciones causadas por bacterias.

Sin embargo, no hay que subestimar el mal aliento: también puede ser un síntoma de enfermedades más graves, así que no ignore su presencia y pida consejo a su dentista sobre la solución más adecuada.

Causas del mal aliento

  • Mala higiene bucal
  • Periodontitis e infecciones bacterianas
  • Comer ciertos alimentos de olor y sabor fuertes (como la cebolla o el ajo).
  • Afecciones respiratorias como la amigdalitis o la traqueítis
  • Diabetes
  • Trastornos gastrointestinales, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Enfermedad hepática o renal

Unos buenos hábitos de cepillado dental diario y un cuidado bucal adecuado ayudan a prevenir los problemas de mal aliento. El tratamiento del mal aliento puede comenzar con el uso correcto de soluciones para limpiar los dientes adecuadamente: cepillarse con un cepillo de dientes y pasta dentífrica, pero también irrigador dental y enjuague bucal para completar el ciclo de un buen cuidado bucal. Esto evita la proliferación de bacterias, el desarrollo de enfermedades de las encías y el riesgo de sequedad de boca o de sensación de sequedad.

Además de todo esto, puede haber otras causas del mal aliento mucho más importantes que la mala higiene bucal: la enfermedad periodontal, que implica la pérdida de dientes y la infección causada por bacterias anaerobias que normalmente tienen un hogar en la boca porque forman parte de la flora bucal normal, pero que pueden causar infecciones muy graves.

Además, el mal aliento puede ser una señal de advertencia de afecciones mucho más graves, como diabetes, problemas respiratorios o enfermedades gastrointestinales. En este caso, no debe alarmarse, sino que debe consultar a su médico.

Síntomas

  • Mal aliento
  • Olor desagradable
  • Encías inflamadas o sangrantes

Algunas preguntas frecuentes

¿Qué es el mal aliento?
Olor desagradable, boca seca y poca salivación.
¿Qué puede causar el mal aliento?
Puede ir desde una mala higiene bucal hasta problemas más graves.
¿Cómo puedo combatir la halitosis?
Utilizando productos especialmente diseñados para resolver este problema.

 

Los artículos que se ofrecen tienen fines informativos y educativos. Creemos proporcionar información precisa, útil y cuidadosamente documentada. Sin embargo, la información presentada no puede sustituir el asesoramiento médico ni proporcionar un diagnóstico. En caso de problemas médicos, recomendamos que consulte a un especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir