Halitosis crónica: causas y remedios

halitosis crónica

Síntomas de la halitosis crónica

  • Mal aliento

No necesitas un especialista para saber si tienes halitosis crónica: el síntoma principal es un aliento malo y pesado en cualquier momento del día.

Aunque a menudo se subestima, la halitosis crónica puede ser una señal de alerta de diversos problemas y enfermedades o de un estado no óptimo de nuestro organismo. Las personas que sufren de mal aliento también tienen dificultades para socializar y a menudo no son conscientes de esta desagradable condición.

Causas del mal aliento crónico

  • Enfermedades de las vías respiratorias
  • Enfermedades sistémicas
  • Mala higiene bucal
  • Amigdalitis
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Comida pesada
  • Problemas hepáticos o renales
  • Tumores

Es más difícil determinar la causa de la halitosis, ya que puede tener diferentes causas, por lo que es mejor consultar a un médico.

Además de las condiciones médicas reales, como las enfermedades respiratorias como la sinusitis y la bronquitis, y las enfermedades sistémicas como la diabetes y los trastornos renales, para las que es necesario consultar a un especialista, una de las principales causas de la halitosis crónica es la mala higiene bucal.

Aunque cepillarse los dientes pueda parecer una tarea trivial, si no se hace de forma adecuada y regular, los restos de comida y las bacterias se acumulan en la boca y en los espacios entre los dientes, convirtiéndose en placa, sarro y caries, lo que provoca mal aliento y, a largo plazo, afecciones inflamatorias como gingivitis, periodontitis y abscesos sanguíneos.

Además de los dientes, también debes limpiar cuidadosamente la lengua, ya que la halitosis suele estar causado por una capa blanquecina de bacterias, hongos y restos de comida que cubre la superficie de la lengua y que, si no se elimina mediante una limpieza especial, puede provocar mal aliento e infecciones.

Enfermedades de diversa gravedad pueden afectar negativamente al equilibrio microbiológico de la boca, como las enfermedades respiratorias que obligan a respirar por la boca, un mal hábito que hace que la boca se reseque y la saliva no ejerza su acción antibacteriana natural.

Además, la halitosis está causada por medicamentos que resecan la boca y debilitan el sistema inmunitario y la flora bacteriana natural, como los antibióticos, así como por trastornos relacionados con altos niveles de estrés, comunes en las mujeres embarazadas, y una mala nutrición y digestión.

El buen funcionamiento del sistema digestivo y la salud de la mucosa gástrica son, en efecto, la base del bienestar de todo el organismo. Ni que decir tiene que una dieta sana y equilibrada puede combatir la mayoría de los trastornos gastrointestinales, desde el reflujo hasta la gastritis, así como la halitosis crónica.

Las personas con reflujo gastroesofágico o amigdalitis experimentan mal aliento y acidez casi a diario y se sienten incómodas en las interacciones normales con los demás. Sin embargo, incluso las personas que no sufren estas afecciones no deben ignorar el hecho de que el consumo de alimentos procesados, azucarados y difíciles de digerir contribuye al mal aliento debido a la fuerte carga de jugos gástricos en el sistema digestivo y a la excesiva acumulación de mucosidad en la pared posterior del revestimiento de la garganta.

En nuestra vida diaria, también debemos recordar que hay alimentos y sustancias que pueden causar o favorecer el mal aliento, como el café, el ajo y la cebolla, así como el tabaco y el alcohol, que tienden a resecar la boca y a favorecer la proliferación de gérmenes y bacterias, enemigos de nuestra higiene bucal.

Por último, en algunos casos, la halitosis crónica puede ser uno de los muchos síntomas de enfermedades más graves, como problemas hepáticos o renales, o incluso un signo de cáncer. Si este es el caso, sin duda debe ponerse en contacto con un médico de confianza para obtener un diagnóstico sólido de la causa del síntoma y ver qué soluciones pueden conducir a una cura rápida o al menos a una mejora de su salud.

Remedios para la halitosis crónica

  • Buena higiene bucal
  • Limpieza de la lengua
  • Chicle
  • Pastillas para el aliento
  • Dieta equilibrada
  • Aceites esenciales

En el tratamiento de la halitosis existen varios remedios, sobre todo naturales, así como buenas prácticas diarias a seguir para combatir el olor que emerge de la boca y poder volver a sonreír y hablar alegremente.

Desgraciadamente, no existe un remedio único y decisivo para superar el mal aliento crónico, pero hay muchas prácticas y buenos hábitos diarios que se pueden seguir como medida preventiva para combatir este problema y cuidar de tu boca y tu bienestar.

Para solucionar el problema del olor, es fundamental una buena higiene bucal: el mal aliento se debe también a la presencia de placa dental, que cubre los dientes como una capa blanquecina y gelatinosa, favoreciendo la formación de bacterias y su proliferación. Esta placa puede hacerse más persistente, calcificarse con otras sustancias y convertirse en sarro, que luego daña los dientes y las encías, provocando gingivitis y caries, que ya no pueden eliminarse con pasta y cepillo de dientes, sino sólo con la ayuda de dentistas profesionales. Para evitar la proliferación de bacterias y la inflamación, es importante limpiar los dientes con un cepillo de dientes después de las comidas, en combinación con un buen irrigador dental y enjuague bucal.

Cuando cuides la cavidad bucal, no olvides limpiar la lengua: utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves que la cepille con delicadeza o unas pestañas especiales para limpiar la lengua hechas de goma y silicona, que se encuentran en muchos cepillos de dientes o se venden por separado. Cuando te limpies la lengua, llega hasta la punta del paladar, donde se esconden la mayoría de los gérmenes.

Si no puedes cepillarte los dientes de inmediato, los chicles sin azúcar también pueden ayudarte a combatir el mal aliento.

Chicles para el aliento frescoChicles para el aliento

Otra solución muy práctica es utilizar pastillas para el aliento. No contienen azúcar y neutralizan los malos olores de forma rápida y eficaz.

Pastillas para el mal alientoPastillas para el mal aliento

Además, la masticación aumenta el flujo de saliva y, como se ha mencionado anteriormente, la saliva tiene una importante función antibacteriana y ayuda a eliminar las bacterias.

Una dieta equilibrada que favorezca el funcionamiento de nuestro estómago e intestinos también es útil para combatir la halitosis crónica. Entre los remedios naturales recomendados para refrescar y sanar la boca, se pueden tomar bebidas cítricas, especialmente limones, que también se pueden utilizar para aromatizar las verduras, pero también se pueden incluir en la dieta alimentos como el perejil, el apio, la canela, el clavo y el yogur.

También puedes utilizar aceites esenciales para reducir el mal aliento, por ejemplo, disolviendo unas gotas de menta en el agua del enjuague. También se puede aclarar con agua bicarbonatada.

Prevenir la halitosis crónica

¿Algún consejo para mantener el aliento fresco? Sin duda, hay algunos consejos eficaces que deberías seguir. Vamos a resumir algunos consejos para prevenir el mal aliento y mantenerlo fresco durante mucho tiempo:

  • Cepíllate los dientes dos veces al día y después de cada comida.
  • Utiliza chicles y caramelos de menta después de las comidas.
  • Utilice un cepillo de dientes y/o hilo dental.
  • Hazte una limpieza dental al menos una o dos veces al año.
  • Evite comer alimentos difíciles de digerir.
  • Evite tomar demasiado café o bebidas alcohólicas.
  • Abstenerse de fumar (o al menos de fumar demasiados cigarrillos al día).
  • Adoptar hábitos alimentarios sanos y adecuados comiendo mucha fruta y verdura (y evitando alimentos pesados como la cebolla, el ajo, etc.).

Mal aliento crónico en los niños

Muy a menudo los niños también sufren de mal aliento crónico, pero normalmente por razones muy diferentes a las de los adultos.

Muchos padres se preocupan cuando notan que su hijo tiene mal aliento al levantarse, pero es una situación normal: durante la noche, el flujo de saliva disminuye, por lo que la saliva no es capaz de limpiar la boca de bacterias y microorganismos. Después de desayunar y lavarse los dientes, el olor de la boca vuelve a la normalidad.

El mal aliento crónico en los bebés tiene una causa completamente diferente y suele estar relacionado con la dentición, pero también con dolencias digestivas y respiratorias comunes a esta edad, como amigdalitis y la acetona. Además de los problemas digestivos, el mal aliento en los niños también puede deberse a una mala higiene bucal o a un descuido, sobre todo en los niños con aparatos de ortodoncia.

Corresponde a los padres tratar de encontrar la causa de este fenómeno y de orientarla con la ayuda del médico tratante.

Además, es importante enseñar a los niños a cuidarse a sí mismos, a sus encías y a su sonrisa, empezando por una buena higiene bucal, es decir, cuidando sus dientes con un cepillo infantil. Esto les ayudará a comprender la importancia de la higiene personal, a prevenir enfermedades embarazosas y a eliminar el mal aliento para que continúen siguiendo estas buenas prácticas de higiene cuando sean adultos.

Mal aliento causado por la sinusitis

Como ya se ha mencionado, la halitosis suele estar asociada a enfermedades relacionadas con la respiración, como la sinusitis, un proceso inflamatorio del revestimiento de los senos paranasales que suele provocar dolor en los ojos, la frente, la nariz y las mejillas y, en las formas más graves, dolores de cabeza, resfriados y tos, debido a la acumulación de mucosidad en las cavidades situadas en los huesos faciales cerca de la nariz.

Esta condición lleva a respirar por la boca, favoreciendo así la entrada de microorganismos patógenos en el organismo y reduciendo la secreción de saliva, cuya presencia, por otra parte, es esencial para contrarrestar la presencia de gérmenes y bacterias en la boca, así como la formación de la mencionada pátina bacteriana en la pared posterior de la garganta y en la superficie de la lengua. El exceso de mucosidad producido por la sinusitis está formado por proteínas y sustancias que alimentan a las bacterias responsables del mal aliento crónico.

En este caso, está claro que hay que abordar la causa, no el síntoma. Por lo tanto, trate de reducir la inflamación y la sinusitis mediante el uso de aerosoles nasales o medicamentos antiinflamatorios a base de esteroides después de consultar a su médico para deshacerse del mal aliento también.

Algunas preguntas frecuentes

¿Qué comer para el mal aliento?
El apio es refrescante y ayuda a limpiar la boca. También puedes masticar clavos de olor. Las frutas y las verduras son muy buenas. El té verde y el yogur también son buenos aliados.
Mal aliento crónico: ¿a qué médico debo consultar?
El médico más competente es un gastroenterólogo.
¿Cómo puedo mantener un aliento fresco en todo momento?
Cepíllate bien los dientes, utiliza chicles, limita el consumo de tabaco y alcohol, come alimentos ligeros.

 

Los artículos que se ofrecen tienen fines informativos y educativos. Creemos proporcionar información precisa, útil y cuidadosamente documentada. Sin embargo, la información presentada no puede sustituir el asesoramiento médico ni proporcionar un diagnóstico. En caso de problemas médicos, recomendamos que consulte a un especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir