Caries dental: síntomas y remedios

La caries dental es un problema muy común, especialmente en niños y adolescentes. Las visitas regulares al dentista desde una edad temprana son muy importantes, precisamente porque la caries a menudo sólo puede detectarse mediante un examen exhaustivo.

Síntomas de la caries dental

La caries es la primera consecuencia de un consumo excesivo de azúcares simples y está causada por una mala limpieza de los dientes: la placa, una película transparente que se forma en la boca y cubre los dientes, si no se elimina correctamente, provoca caries, sarro y gingivitis. En este artículo, explicaremos con detalle qué es la caries, cuáles son los síntomas y cuáles son los remedios.

¿Qué es la caries dental?

La caries no es más que la destrucción del esmalte que recubre los dientes, que es atacado por los ácidos de la placa bacteriana. Si no se trata, la caries ataca las capas más profundas del diente y causa graves daños. En general, los síntomas de la caries son especialmente dolorosos y, en el peor de los casos, conducen a la pérdida total del diente.

En el tratamiento, y sobre todo en la prevención de la caries, es esencial un buen cuidado bucal combinado con visitas regulares al dentista.

La caries puede entrar en el diente de diferentes maneras, tanto graves como menos graves, por lo que el problema puede dividirse en cinco clases diferentes.

La clase inicial es cuando la caries aparece sólo como una mancha amarillenta en el esmalte y es detectada por la fluorización, sin la presencia de una caries.

Si la caries es superficial, se trata de una caries que se desarrolla en la primera parte de la dentina, que está justo debajo del esmalte. La caries se vuelve profunda cuando la cavidad cubre más del cuerpo de la dentina.

Se convierte en penetrante cuando se daña el órgano pulpar y la dentina y se forma la dentina terciaria. En la caries perforante, la cavidad acaba llegando a la pulpa expuesta.

La caries es un problema cuya causa principal es la placa bacteriana debida a factores microbiológicos que puede desarrollarse en ausencia de una higiene bucal adecuada.

A menudo, una dieta desequilibrada, como un consumo excesivo de azúcares simples, también puede ser la causa del desarrollo de la caries, al igual que la baja ingesta de flúor y el tabaquismo.

Sin embargo, a pesar de una buena higiene y de prestar atención a los hábitos alimenticios y al estilo de vida, también es posible que este problema se produzca debido a factores endógenos, tal vez constitucionales, como la escasa resistencia estructural del diente y la reducción del flujo salival.

Sin embargo, se sabe que la causa principal de la caries en la boca son los restos de comida que no se eliminan por una limpieza inadecuada, lo que permite la proliferación de bacterias que, junto con la saliva, producen ácidos y forman la placa dental.

Por eso es muy importante cepillarse los dientes varias veces al día, después de cada comida, y utilizar el cepillo de dientes adecuado y otros medios auxiliares, como la seda dental o, en el caso de grandes espacios entre los dientes, un irrigador dental.

Síntomas de la caries dental

Como se ha mencionado en el párrafo anterior, la caries puede presentarse en diferentes niveles y su gravedad puede variar de un caso a otro.

En la primera etapa, cuando la infección no es visible a simple vista pero puede detectarse fácilmente durante un examen en el dentista, la caries puede no dar ningún síntoma.

Sin embargo, podemos decirle de inmediato que los síntomas de la caries, cuando aparecen, son:

  • Dolor
  • Marcada sensibilidad dental
  • Inflamación de las encías,
  • Sensación de dolor (que puede variar en intensidad) al masticar o tomar bebidas especialmente calientes o frías,
  • La presencia de abscesos en el tejido o agujeros visibles incluso a simple vista, o grandes fosas entre los dientes.

¿Cuáles son los remedios para la caries?

El remedio para la caries es, sin duda, la intervención del dentista, que debe eliminar mecánicamente las partes necróticas del diente y cerrar necesariamente la cavidad formada como consecuencia de la caries, realizando determinados remedios y rellenándola con materiales especiales.

Pero incluso en los medios de intervención y tratamiento de la caries, hay diferentes soluciones que están subordinadas al grado de daño.

De hecho, si el dentista nota signos de caries todavía en una fase temprana, también puede decidir intervenir, prescribiendo al paciente sólo un tratamiento periódico con flúor que puede resolver el problema. Por tanto, la importancia del flúor en el cuidado dental es más evidente que nunca, y se recomiendan los dentífricos con flúor, especialmente para los adultos, ya que no se recomienda la administración excesiva de flúor en los niños.

Si la caries está en una fase aguda y ya ha empezado a mostrar síntomas dolorosos, se suele hacer un empaste. Se utiliza cuando la caries ha atacado el esmalte, pero aún no ha penetrado profundamente en la pulpa y la raíz del diente. Un empaste se utiliza para tratar la lesión y rellenar la zona dañada del diente con un material especial.

Si la caries ha debilitado irreversiblemente el diente y ha provocado la inflamación de las encías, el dentista puede hacer una corona: se trata de un recubrimiento que se crea  y que cubre la parte exterior de la corona de un diente natural.

Si la caries ha llegado a la pulpa y el dolor de muelas es insoportable, el dentista tendrá que intervenir para desvitalizar el diente extrayendo la pulpa y sustituyéndola por materiales especiales. Sin embargo, si el diente está muy dañado, la única opción es la extracción, que debe ir seguida necesariamente de una terapia con antibióticos.

Cómo prevenir la caries dental

Una vez enumeradas todas las actividades que deben realizarse tras la detección de una caries en uno o varios dientes, vamos a enumerar también lo que se puede hacer con antelación para prevenir el desarrollo de caries.

Para prevenir eficazmente las caries, sin duda debe reducir drásticamente el consumo de alimentos azucarados. Se ha demostrado que un consumo diario de más de 50 gramos de azúcares simples favorece el proceso de caries.

Además, hay que introducir en la dieta diaria alimentos especialmente ricos en fibra: cereales, pan integral, verduras, frutas, legumbres y semillas. Se trata de alimentos capaces de limpiar la cavidad bucal de restos de comida y así combatir la placa y favorecer la limpieza de la cavidad bucal con el cepillo de dientes y el colutorio.

Uno de los consejos más importantes es la realización de revisiones dentales periódicas, que los niños deben aprender desde los 2 o 3 años. Las revisiones, sobre todo a una edad temprana, deben hacerse al menos una vez cada 6 meses.

Los niños también deben aprender que la prevención es lo más importante para evitar las caries. Por lo tanto, es necesario que la limpieza de los dientes se haga según reglas muy precisas, que también evitan el problema del mal aliento y las infecciones.

En primer lugar, siempre hay que masticar y cepillarse los dientes correctamente después de cada comida y utilizar hilo dental o cepillarse los dientes con frecuencia.

El enjuague bucal también debe cumplir su función y utilizarse al menos una vez al día.

Si tienes un caso especialmente grave de caries, tu dentista puede recomendarte también un sellador dental: se trata de capas protectoras que se aplican a las superficies de masticación de las muelas y que pueden sellar las ranuras y hendiduras donde es más probable que se asienten los restos de comida. Este útil producto para la prevención de caries puede ser utilizado tanto por adultos como por niños.

Por último, es aconsejable prestar especial atención a la higiene bucal, ya que la eliminación de la placa es el primer paso hacia una boca sana, y una higiene inadecuada es realmente peligrosa.

Los artículos que se ofrecen tienen fines informativos y educativos. Creemos proporcionar información precisa, útil y cuidadosamente documentada. Sin embargo, la información presentada no puede sustituir el asesoramiento médico ni proporcionar un diagnóstico. En caso de problemas médicos, recomendamos que consulte a un especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir